Columnas

Seguridad fronteriza

Por: Pedro Manuel Casals

Todas las razones que hacen que el inicio de fuerza física sea un mal absoluto, hacen que el uso defensivo de la fuerza sea un imperativo moral. Si una sociedad “pacifista” renunciase al uso defensivo de la fuerza, quedaría indefensa a merced del primer matón que decidiese ser inmoral.”Alisa ZinovnievnaRosenbaum, mejor conocida como Ayn Rand, en su magistral novela “El Manantial”.

En estos últimos meses hemos observado el enfoque defensivo –fundamental- que han abordado nuestras Fuerzas Armadas bajo la gestión del Teniente General RubénDarío Paulino Sem, especialmente en todo lo relativo a nuestras fronteras.

Muchos podrán cuestionarse porque utilizo el término “fronteras” en plural, ya que el termino –en el subconsciente dominicano- tiende a encapsular únicamente nuestra frontera terrestre con Haití. Es cierto que la mayor amenaza de nuestra integridad territorial es –redundantemente- esa franja divisoria con el país más pobre de América, pero –mucho cuidado- no es la única.

En el mundo globalizado en que vivimos –la aldea global como diría Marshall McLuhan- las amenazas a la seguridad provienen de todas las direcciones. Las principales rutas de narcotráfico – y narcoterroristas- que interconectan a nuestro país no son originarias de Haití, sino de nuestras costas y espacio aéreo.

Por esto hago la salvedad de que la actual gestión del Ministerio de Defensa ha entendido esto como eje primordial de su abordaje defensivo y ha estado suministrado las herramientas y entrenamiento necesario a nuestras instituciones castrenses para poder vigilar, salvaguardar y proteger todas nuestras fronteras.

Recientemente se iniciaron los trabajos de construcción de los recintos que albergarán las escuelas vocacionales del Ministerio de Defensa y la Policía Nacional.

Se han modernizado -dentro de los más altos estándares tecnológicos- los puntos de chequeos y vigilancia fronteriza, permitiendo un mayor control y supervisión directa de las zonas vulnerables de nuestros márgenes y delimitaciones –como reiteramos, no solo terrestre sino marítimos y aéreos-.

Recordemos que sin fronteras seguras nunca podremos tener seguridad, pues el aseguramiento de los limites territoriales, aéreos y marítimos son la garantía del control interno.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba