Política

Señalan efectos de la judicialización política

Varios politólogos consideraron que la judicialización política, que se ha dado en varios países de la región, tiene factores negativos y positivos que inciden en la voluntad popular.

El politólogo Freddy Ángel Castro aseguró que la judicialización de la política afecta la vida de la democracia y coarta la voluntad popular, “porque al final tienen que ser los pueblos, los que eligen a sus gobernantes, aquellos que estén en capacidad misma de revocar esos mandatos por los órganos democráticos que están instituidos en diferentes constituciones”.

Castro consideró que en América Latina actualmente existe una suplantación de las competencias de los tribunales nacionales “para retorcer la voluntad política de los pueblos, cuando a los que impulsan estos tipos de acciones no les ha sido posible ganar en las urnas estos procesos”.

Para el también politólogo Belarminio Ramírez Morillo, este “fenómeno regional” es positivo, por un lado, pues entiende que contribuye a una cultura más transparente desde el ejercicio de lo político, pero al mismo tiempo, según advierte, en sistemas políticos como los de América Latina, es una preocupación, por la frágil institucionalidad y la cultura de la retaliación.

“Por un lado, la judicialización de la política es positiva frente al clima de impunidad y corrupción que permea a la democracia, pero por otro lado es un riesgo, ya que llevará temor a personalidades calificadas de participar en política y también puede ser utilizada como castigo y venganza por traumas que causan derrota”, señaló.

La politóloga Rosario Espinal opinó que “la judicialización de la política se ha ido extendiendo porque, en los regímenes políticos de corte democrático, se crean instancias judiciales para esos fines”. Citó a República Dominicana con el Tribunal Superior Electoral, donde dijo habrá mayor judicialización de los conflictos políticos, debido a que es una instancia especializada para dirimir esas situaciones.

Rosario Espinal.

Fuente: El Caribe/ Por: Marcos Rodríguez

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba