Columnas

Ser Mujer

Por: Nathaly Ramírez Díaz

¡Quién te dijo que ser mujer es sinónimo de debilidad!

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, resalto lo importante que es Ser una, y lo esencial que es respaldarnos para dejar de sufrir violencia de cualquier tipo, ya sea: sexual, económica, mental, física.

Ser mujer no es anular tu personalidad para hacer sentir bien a otros.

Ser mujer es dar apoyo, ser compañera, ser libre, ser amiga, ser líder, ser cómplice…

Ser mujer es ser dueña de cada centímetro de tu cuerpo, y de tu sexualidad, sin que ello sea entendido como sinónimo de libertinaje.

Ser mujer es ser libre y esa libertad te la da precisamente el placer de ser tu misma, dejando atrás las cosificaciones de la sociedad. Tu libertad empieza desde que decides si quieres tener el pelo corto o largo, si quieres vestir con falda o pantalón, si te maquillas o no, de si eres empleada o dueña de negocio, de si hablas alto, o tienes un tono bajo…, eso sólo lo puedes decidir tú; tu libertad implica no dejar de disfrutar cada momento contigo o con quien así tú lo consideres, simplemente por el que dirán. Pues, si renuncias a ello, entonces, tu libertad estará adulterada.

Ser mujer es dar alegría, dar vida, es no postergar tus creencias, tu credo, tu filosofía de vivir.

Ser mujer es enseñar que aún viniste del vientre de ella, mereces respeto a tu propia vida, que no le perteneces a nadie.

Ser mujer es, también, enseñar a reír, a amar. Ser mujer es ser fuerte, y esa fortaleza no incluye jamás desistir a tu femineidad.

Como mujer mereces, debes exigir y promulgar que todas y todos sean tratados con igualdad, entiendo esta última desde una perspectiva de interseccionalidad, es decir que sean vista y cubierta todas las desigualdades en las que cada una se ve sumergida, pues la discriminación, y por tanto violencia o vulneración a nuestros derechos se ve en todos los niveles y con infinitas caretas.

Por ello debemos entender, desde Ser Mujer, que no necesitas tener ovarios para ser feminista, pues esta promueve la igualdad.

Siendo importante resaltar que tanto el hembrismo como el machismo son extremos que perforan hasta los muros de acero. Por lo que, como mujer, estás llamada a educar diferentes a tus hijas e hijos.

Pero comencemos desde el principio… Ser mujer es ser tú como quieras, y donde quieras.

Ser mujer es no desertar de tu libertad, ya que sólo tu puedes elegir qué quieres en tu vida, y hacia donde la diriges partiendo de tus principios.

Ser mujer es transformar, es hacer nacer. Ser mujer es amar.

Ser mujer es jugar, pues nunca muere la niña que llevas dentro.

Ser mujer es soñar y hacer de ese sueño tu realidad.

Ser mujer es escapar de la monotonía gris del tiempo, es darle sentido, color a nuestra vida y al mundo.

Pero sobre todo se mujer es ser Tú.

Comparto las sabias palabras de mi abuela María Candelaria:

“Mujer ni sumisa, ni devota, tu eres libre, soberana e independiente, porque como mujer tu libertad te lo da todo”.

Hoy siendo 25 de Noviembre, no dejemos de recordar que nuestras Naciones están llamadas a diseñar verdaderas Políticas Públicas con enfoque basado en Derechos Humanos para que ninguna Mujer deje de Ser, producto de que su vida fue mutilada.

Nathaly Ramírez Díaz,

Abogada. Especialista en Derecho Constitucional, y Derecho Internacional de los Derechos Humanos de la American University. Socia-fundadora de la firma Ramírez, Robles & Asociados. Docente universitaria de Derecho Constitucional y Derecho Internacional de los Derechos Humanos en la Universidad Federico Henríquez y Carvajal (UFHEC).

Redes Sociales: @NathyRamirezD

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias