Nacionales

Sermón de la Siete Palabras: Ataca la delincuencia y políticos corruptos que “venden esperanzas de cambios”

También que otro de los calvarios que sufre la población día a día es la indiferencia de las autoridades, ante el deterioro de la salud mental

Durante la cuarta palabra «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» (Mt 27, 46), Sor Trinidad Ayala dijo que los políticos corruptos solo se enriquecen con los bienes del pueblo y cada cuatro años venden esperanzas de cambios, que se quedan en promesas.

También que otro de los calvarios que sufre la población día a día es la indiferencia de las autoridades, ante el deterioro de la salud mental y “ver como se hacen de la vista gorda y sentencian de manera injusta a nuestros hermanos a la indigencia, la indiferencia y en ocasiones hasta la muerte”.

La Iglesia Católica exclama con este versículo, la tristeza de un padre o una madre desempleada y con hijos que no tienen cuñas para conseguir trabajo que se sienten como Jesús, abandonado en el calvario, viendo como se le pasan los días acumulando deudas, sin saber en qué terminará su suplicio.

Así como a un sistema excluyente de salud que hace que a los pobres se les haga imposible costear servicios, medicamentos, la medicina de alto costo y tratamientos ante enfermedades comunes y terminales.

Otra de las problemáticas enumeradas es el alto costo de la canasta que hace que los pobres hagan “malabares para salir a flote mes tras mes”.

“Ante la globalización de la indiferencia que nuestro papa Francisco nos denuncia como el peor mal de la humanidad hoy en día: donde nosotros mismos nos hemos convertido en mirones en el calvario los cuales nos da lo mismo los sufrimientos de nuestros hermanos más cercanos. • «¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?”, expresó la Coordinadora de la Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de Santo Domingo.

Asimismo, mencionó los atracos y ola de delincuencia.

“¿A cuántos de los aquí presentes o nos siguen mediante los medios de comunicación, no lo han atracado, o a cuántos que conocemos? ¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?”, indicó.

El maltrato contra la mujer de hombres abusivos, infieles y que derrochan el poco dinero que tienen en borracheras y “luego la golpea inmisericordemente delante de sus hijos, los cuales ante el ejemplo en el hogar se convierten en delincuentes que castigan a las personas que día a día salen a ganarse el pan honradamente”.

Fuente Listin Diario.

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba