Cultura

Silencio del Ministerio de Cultura ante la 29 Bienal de Artes Visuales preocupa a los artistas

La primera Bienal fue montada en 1945 y la más reciente en 2015; ha transcurrido el plazo de dos bienales sin ser realizar

En apenas horas concluirá el 2019 y se habrá ido otro año sin que los artistas puedan ver materializar la apertura de la vigésimo novena Bienal de Artes Visuales. La más reciente exposición fue en el 2015.

Ante esta eventualidad, los artistas visuales dominicanos están muy preocupados tanto por la ausencia de información de parte del Ministerio de Cultura y del Museo de Artes Modernos, así como del estado de las obras que desde hace más de un año y medio se encuentran almacenadas en el MAM y en la Biblioteca Nacional, las que estarían expuestas al deterioro por las condiciones ambientales de ambos edificios.

El primero, sumido en un proceso de reacondicionamiento en toda su estructura y, el segundo, con problemas de humedad que ha hecho de su infraestructura un lugar que pone en peligro a los libros y a las obras de arte que guarda en su interior.

Diario Libre invitó a su redacción de tres artistas visuales que mostraron su preocupación sobre este respecto: Guadalupe Casasnovas, Rosalba Hernández y Ruahidy Lombert; las dos primeras, pintoras; y el tercero, un conservacionista y restaurador.

De acuerdo a datos suministrados a Diario Libre por una fuente ligada al MAM, alrededor de 600 obras fueron depositadas para la bienal, sin que hasta el momento el MAM y el Ministerio de Cultura ofrezcan una explicación sobre el estado de las obras.

Para Guadalupe Casasnovas, una de las pintoras que ha mostrado preocupación por las reiteradas posposiciones que ha sufrido la Bienal de Artes Visuales de República Dominicana, ese es el espacio atesorado para los artistas de la plástica; ya que, a su juicio, es uno de los escenarios en donde se consagran los participantes.

“Esto no es para ignorar, es el evento más importante que se ha realizado en el ámbito de las artes visuales. A los ganadores de la bienal, el hecho de haber participado y haber ganado, los ha consagrado para el resto de su vida, por eso es tan importante la bienal”, sostuvo”.

Y dice más: “Lo que está pasando ahora ha sido producto de un repentino desinterés por la cultura en República Dominicana, no hay ningún tipo de interés, están amarrando la celebración de la bienal a la remodelación del Museo de Artes Modernos. En ningún momento nosotros hemos dicho que no se debe remodelar el museo, todo lo contrario, es muy necesario debido a las deficiencias que tiene y el deterioro de las instalaciones, desde las luces, hasta el funcionamiento del edificio en sentido general”.

Guadalupe Casasnovas.
Guadalupe Casasnovas. ( )
Esto no es para ignorar

Para Guadalupe Casasnovas, una de las pintoras que ha mostrado preocupación por las reiteradas posposiciones que ha sufrido la Bienal de Artes Visuales de República Dominicana, ese es el espacio atesorado para los artistas de la plástica; ya que, a su juicio, es uno de los escenarios en donde se consagran los participantes.

“Esto no es para ignorar, es el evento más importante que se ha realizado en el ámbito de las artes visuales. A los ganadores de la bienal, el hecho de haber participado y haber ganado, los ha consagrado para el resto de su vida, por eso es tan importante la bienal”, sostuvo”.

Y dice más: “Lo que está pasando ahora ha sido producto de un repentino desinterés por la cultura en República Dominicana, no hay ningún tipo de interés, están amarrando la celebración de la bienal a la remodelación del Museo de Artes Modernos. En ningún momento nosotros hemos dicho que no se debe remodelar el museo, todo lo contrario, es muy necesario debido a las deficiencias que tiene y el deterioro de las instalaciones, desde las luces, hasta el funcionamiento del edificio en sentido general”.

La bienal es una de las más antiguas de América. Es una institución que se ha mantenido a través de los años, inclusive nació en la Era de Trujillo y ha mantenido una tradición celebrándose a través de la historia y eso es de conocimiento de todos los actores del a sector Cultura en República Dominicana, sobre todo, en las artes visuales.

El Ministerio de Cultura lo reconoce como tal, dice Casasnovas, y resalta que hasta se escribió un libro en 2018 que relata la historia desde 1942 hasta 2015, año en que se celebró la última bienal.

“Aplaudimos la remodelación de MAM, no estamos en contra. La bienal estaba supuesta a realizarse en 2017 y aún no hay fecha para la celebración de esta fiesta de las artes visuales”, expresa.

Y dice más: “Nosotros insistimos en la importancia de la celebración de la bienal, los artistas tienen sus obras entregadas y nos ignoran, no nos hacen caso y da pena decirlo. Nuestros reclamos no han sido ni siquiera respondidos por nadie del sector oficial; de hecho, no nos quisieron recibir una carta en el MAM ni la Presidencia de la República, porque no tenemos un sello, pero es que nosotros no representamos ningún gremio ni partido político, solamente somos artistas, si entregamos obra o no ya ni es importante, pues lo que queremos es que se desarrolle la bienal”.

El Museo de Arte Moderno no ha certificado cuántas obras y cuántos artistas habían presentado obras.

Rosalba Hernández.
Rosalba Hernández. ( )

La bienal es un deber

De su lado, la pintora Rosalba Hernández considera que “la bienal es un deber” y, que, por consiguiente, no realizarla desde 2015, sencillamente la actividad más importante para el sector artes visuales en el país, cae en un ambiente de irrespeto por parte del Estado y de los departamentos que deben velar porque así sea.

“Nosotros queremos saber qué quiere hacer el Estado, quiere desaparecer la bienal, nos quieren desaparecer como artistas. A mí me molesta demasiado la actitud del Estado dominicano respecto a la cultura y respecto de los artistas. ¿Cómo te niegas al arte? Ningún Estado lo hace y muestra de eso está en que hasta los peores dictadores apoyan el arte y uno de esos casos fue el tirano Trujillo”, precisó.

Es sorprendente que, siendo un país tan visitado por turistas de todo el mundo, justamente haya comenzado un ciclo de haber comenzado a dejar caer la cultura.

La bienal es desde los artistas y para el pueblo, un medidor de cosas de lo que sucede en la sociedad. Quizás piensan que lo que buscamos es ser criticones.

Y debemos cuestionar si el Estado ahora tiene bachilleres en Artes, lo que conlleva una preparación y ver que no tiene una oportunidad de exponer lo que piensas y eres a nivel creativo. El artista responde al entorno y a la sociedad.

Como país debemos tomar ejemplos significativos, tales como España, que ha mantenido por más de 600 años en la palestra del arte a varios artistas, en cada siglo dos o tres artistas. Nos preguntamos ¿por qué a los dominicanos se les niega esto?

Aquí deberíamos estar hablando de un museo en el este que vienen tantas gentes internacionales. Hay lugares que han aperturado museos para hacer residencia de artistas, porque aseguran una llegada fuerte de turistas y uno de esos casos es Londres.

La bienal es un deber. Entendemos que en los últimos tiempos la han irrespetado. La bienal debería tener un comité permanente, con un local y un presupuesto asignado. Con esta negativa hemos perdido la participación en actividades nacionales e internacionales.

Nosotros queremos saber qué quiere hacer el Estado, quiere desaparecer la bienal, nos quieren desaparecer como artistas. En vez de los ingenieros estar hablando de hacer museos en diversas partes del país, pues como país tenemos valores, artistas y gestores culturales preparados para dirigir esos lugares.

A mí me molesta demasiado la actitud del Estado dominicano respecto a la cultura y respecto de los artistas. ¿Cómo te niegas al arte? Ningún Estado lo hace y muestra de eso está en que hasta los peores dictadores apoyan el arte y uno de esos casos fue el tirano Trujillo.

Manifiesta que los espacios de cultura están disminuyendo cada día. Hoy día los artistas tienen que alquilar los espacios para presentar sus propuestas, ya que cada día son menos las oportunidades. El arte es la parte más sensible del ser humano.

Ruahidy Lombert
Ruahidy Lombert ( )

Es una medida improcedente

Asimismo, Ruahidy Lombert, conservacionista y restaurador de obras de arte, calificó como improcedente la decisión tomada por el Ministerio de Cultura, en tanto almacenar las obras entregadas por los artistas tanto en un depósito del MAM, así como en la Biblioteca Nacional.

“Desde hace más de un año vengo insistiendo con el tema del depósito en donde se encuentran las obras. Una parte está en la Biblioteca Nacional y las otras en el MAM. Para nadie es un secreto que la Biblioteca Nacional es un edificio contaminado, que tiene problemas de filtraciones, situación y descontrol medioambiental incide al interno del edificio, generando situaciones adversas para la preservación de las obras de arte”, sostuvo.

A seguidas, dice: “Lo mismo ocurre con el MAM. Sabemos que muchas de las obras, no solamente de la bienal, sino de la colección están en el depósito. Esa es una medida improcedente. Es un edificio que está siendo intervenido, que hay incidencias de contaminantes y eso de algún modo afecta las obras. Nosotros desconocemos si se tomaron las medidas adecuadas para conservas las obras y que no estén expuestas”.

Lombert manifestó que un depósito cerrado y sin un sistema de climatización podría dejar expuestas a que las obras sufran deterioros.

Asimismo, el especialista sostuvo que la bienal sirve de plataforma para que nuestros artistas puedan proyectarse a nivel internacional y esto lo vimos desde principios de la celebración de la bienal, teniendo el país una participación sobresaliente.

“Hasta la década de los 70 las bienales del país llevaban una buena proyección. Este país se beneficia enormemente del turismo y no se ha sabido vincular la cultura con esto, lo que producimos a nivel cultural y artístico”, resaltó.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
Cerrar