ActualidadInternacionales

Solas ante el ginecólogo: la maternidad ya no se comparte en tiempos de pandemia

Cada hospital aplica su propio protocolo, y en la mayoría de los casos se niega la entrada en consulta de la pareja que espera también un hijo

«De lo que peor llevo del embarazo es que hasta la fecha a todas las ecografías y controles he tenido que ir sola. Y entre los nervios que no puedo evitar después de lo vivido previamente, la sensación de soledad por no poder compartir esos momentos de ver al bebé con la pareja… Se me hacen duras todas esas visitas al hospital, los controles, etc.», lo contaba Jaoine, una madre bloguera, allá por el mes de julio, cuando fue a revisión y supo el sexo de su próximo descendiente: será una niña. Y tuvo que pasar sola, como esa, muchas otras revisiones previas que desde que se desató la pandemia han dejado en un segundo plano (fuera del hospital) a las parejas.

Muchas veces, las noticias por parte del ginecólogo son buenas. Pero otras tantas, las madres se enfrentan a la cruda realidad estando solas en consulta. Y su pareja o su familia acompañante, se pierde esos primeros sonidos del bebé, sus primeras imágenes en directo. Una situación que no se da en todos los hospitales pero que aún hoy siguen denunciando muchas madres.

En la guía que publicó el Ministerio de Sanidad el pasado mes de junio («Manejo de la mujer embarazada y el recién nacido con COVID-19») no se habla específicamente de las revisiones ni de las pruebas, pero establece que en el momento del parto se debe informar a la mujer y a su acompañante, para que sigan las normas y recomendaciones, añadiendo que «no hay por qué restringir el acceso al acompañante de la mujer en el parto si se toman las debidas medidas de protección».

«Antes de la pandemia la mayoría de pruebas, ecografías y visitas de seguimiento se realizaban a la mujer y a su acompañante, no solo para que la mujer no estuviera sola en la progresión del embarazo, sino también porque tiene toda la lógica que su pareja, si la hay, viva también ese progreso, vea y escuche a su bebé y comparta la ilusión, las esperanzas, los miedos y las buenas o malas noticias. Tener un bebé es un proyecto familiar», cuenta Armando Bastida, enfermero pediátrico. Él, que forma parte de la plataforma Criar con sentido común, denuncia que son muchas las familias que a día de hoy tienen que «pedir, presionar, suplicar… por poder acceder acompañadas, sobre todo a las ecografías» y que no siempre lo consiguen.

Los centros privados, un oasis

«La tendencia, en base a las cientos de mujeres con las que hemos podido hablar, es que donde más posibilidad de acompañamiento hay es en las consultas privadas. El porqué en unos centros sí y en otros no, habría que preguntarlo a las personas responsables de establecer dichas normas. Yo, personalmente, creo que si se usa el gel hidroalcohólico antes de entrar y la persona se ajusta bien la mascarilla, el acompañamiento es seguro», cuenta Bastida.

Esta situación hace que las mujeres se sientan solas, y en su acompañante el sentimiento es similar, de invisibilidad o de ninguneo. «Las parejas quieren acompañar, saber, conocer a su bebé y sentir que forman parte también de ese embarazo», señala el enfermero. Según cuenta este experto, hay evidencia que demuestra que una pareja partícipe «mejora el devenir del parto y reduce las visitas hospitalarias, simplemente porque la mujer tiene menos miedo y siente más confianza en sus capacidades».

Desde su plataforma animan a las parejas a las que les ocurre esto a que lo reclamen en el centro de salud o en el hospital, tanto por parte de la madre por estar sola y tener derecho al acompañamiento, como por parte de su acompañante, por no poder ver a su bebé en gestación. Y también a remitirla a la Consejería o incluso al Ministerio de Sanidad. Según cuenta Bastida, las parejas que optan por reclamar, reciben la explicación «más lógica»: «Estamos en situación de pandemia, no es posible», pero les han llegado casos («pocos)» en los que los centros han llegado a modificar sus protocolos.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba