Actualidad

Southwest reduce sus operaciones por el retraso de Boeing en la entrega de nuevos aviones

Southwest Airlines y otras aerolíneas enfrentan desafíos por retrasos en entregas de aviones Boeing

Southwest Airlines, la cuarta mayor aerolínea de Estados Unidos, reconoció este martes que los retrasos del fabricante estadounidense de aviones Boeing en la entrega de nuevas aeronaves le ha obligado a reducir sus planes y revisar a la baja sus previsiones financieras para este año.

En documentos presentados ante la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. (SEC por sus siglas en inglés) y recogidos este martes por medios estadounidenses, Southwest reconoció que Boeing le entregará este año 46 unidades del 737 Max 8, 12 menos de lo previsto.

Los problemas de Boeing, el único fabricante de aviones con el que trabaja Southwest, ha obligado a la aerolínea a «revaluar la anterior guía para el año 2024, incluida las expectativas de gasto de capital».

El 1 de marzo, la compañía aérea irlandesa Ryanair decidió reducir su calendario de vuelos para el verano debido a los retrasos en la entrega de aviones por parte de Boeing. La compañía prevé recibir del fabricante estadounidense 40 de los 57 aparatos B737-MAX8200 que debían llegar en junio.

La semana pasada, United Airlines, la tercera aerolínea estadounidense, informó a sus personal que no podrá proceder con la planeada contratación de nuevos pilotos en la primavera por el retraso en la entrega de aviones de Boeing.

El fabricante aeronáutico sufre una grave crisis de calidad en sus aviones, especialmente la familia 737 Max, que está afectando a un gran número de líneas aéreas en todo el mundo y que ha provocado que las autoridades de Estados Unidos estén investigando a la compañía.

El pasado 10 de marzo se supo que el Departamento de Justicia de EE.UU. ha iniciado una investigación criminal a Boeing por el incidente ocurrido en enero en un avión del modelo 737-9 Max operado por Alaska Airlines, cuando un panel se desprendió en pleno vuelo.

El incidente obligó a la Administración Federal de Aviación estadounidense (FAA, en inglés) a ordenar el 6 de enero la inmovilización de todos los aviones Boeing 737-9 Max, que sólo volvieron gradualmente a operar 20 días después.

El informe preliminar de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) concluyó que el avión de Alaska Airlines carecía de cuatro tornillos justo en el panel que se desprendió cuando volaba con 117 personas a bordo.

En febrero, Boeing despidió a Ed Clark, responsable de los aviones 737 Max y director general de la fábrica de Boeing en Renton (Washington), donde se produce esta familia de aeronaves,

En 2018 y 2019, dos 737-9 Max se vieron implicados en dos accidentes mortales que desencadenaron la mayor crisis en la historia de la compañía y que hizo que FAA se comprometiese a aumentar la supervisión de Boeing.

Fuente: Diario Libre

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba