Cartas del Lector

Tarea pendiente

Señor director:
La provincia de Valverde estrena un nuevo procurador fiscal, quien formó parte de los 40 profesionales del derecho que fueron escogidos mediante concurso público para tan prestante posición en la judicatura.
Este concurso se realizó por primera vez cumpliendo con las disposiciones establecidas en la Ley Orgánica, el Reglamento de Carrera del Ministerio Público, y los principios de imparcialidad, objetividad y transparencia que deben imperar en la Administración Pública conforme se consagran en la Constitución.

En sus valoraciones a través de las redes sociales, juristas, asociaciones de fiscales y catedráticos, han destacado la trayectoria y meritos profesionales de los seleccionados, incluyendo el fiscal de Valverde, Nelson Rodríguez González.

A lo que me refiero no es al nombramiento del fiscal, sino que el mismo tiene por delante una tarea que inicio en el 2010, seguir investigando el cruel y salvaje crimen de que fue víctima la joven Yasmin Valdez, ocurrido el 25 de mayo del 2010 en su residencia del sector Carol-Gisell.

Aunque el expediente fue enviado a Santiago, estoy seguro que los parientes de la malograda y la sociedad maeña, tocarán la puerta de la fiscalía para que Nelson Rodríguez gestione que el caso vuelva a Mao.

Desde la ocurrencia del hecho, la familia de Yasmín Valdez ha acusado al esposo de ésta, el catedrático Manuel Rodríguez Bonilla, quien en todo momento alega su inocencia, incluso se vio precisado a dejar su pueblo por presiones de gran parte de la sociedad.

El caso actualmente permanece engavetado en la Procuraduría Fiscal de Santiago, donde fue enviado; sin que hasta el momento los parientes de Valdez tengan detalles sobre el mismo, temiendo que el crimen quede impune.

La joven madre fue encontrada muerta en el dormitorio en su vivienda y de acuerdo al diagnóstico médico, falleció a consecuencia de múltiples heridas de arma blanca.

Con una escena del crimen ya desaparecida, resolver el caso se ha convertido en un desafío para las autoridades.

Resolver este caso podría establecer precedentes no sólo por las complicaciones en las pesquisas, sino porque se trata de un hecho deplorable que además de arrebatarle la vida a una mujer, dejó en la orfandad a dos pequeños y destrozó una familia.

Atentamente,
Ángel Berto Almonte
[email protected]

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba