Protestas Sociales

Taxistas españoles se suman a la jornada de protesta en Portugal

Una delegación de taxistas españoles se desplazó a Lisboa para apoyar las reivindicaciones de sus colegas portugueses, que eligieron este miércoles 19 de septiembre como fecha para protestar contra la aprobación de la ‘Ley Uber’ en el país vecino. Además, algunos profesionales se concentraron frente a la embajada de Portugal en Madrid para exhibir su solidaridad y manifestar: «Sí se puede».

Los conductores del sector convencional salieron a la calle para cortar el tránsito desde primera hora de la mañana en Lisboa (Plaza de Restauradores, Avenida da Liberdade, Avenida Fontes Pereira de Melo, Plaza del Duque de Saldanha, Avenida da República), Oporto (Avenida de Aliados) y Faro (Estrada Nacional).

Los taxistas solicitaron audiencia política para ser recibidos en la Asamblea de la República, pues reclaman que la normativa se declare «inconstitucional» y que se paralice su aplicación hasta que se pronuncie el Alto Tribunal.

Un portavoz de la Federación Portuguesa del Taxi (FPT), Carlos Lemos, dijo que el cumplimiento de esta exigencia es «una condición básica para garantizar la paz social en las calles». Unas palabras polémicas porque tal vez pueden esconder una cierta amenaza de conflictividad a la vista, especialmente si tenemos en cuenta que la legislación debe entrar en vigor el próximo 1 de noviembre, de acuerdo con los plazos previstos.

A partir de ese día, quedará regulada la actividad de las cuatro plataformas electrónicas registradas al otro lado de la frontera: la norteamericana Uber, la española Cabify, la estonia Taxify y la francoalemana Chauffeur Privé, que se acaba de sumar a la batalla por captar clientes.

La ley establece que un 5% del importe de cada trayecto ha de entregarse al Estado, mientras que los taxistas arremeten contra uno de los puntos más controvertidos: la inexistencia de contingentes, por lo que la flota de vehículos no está sujeta a topes.

Sin embargo, a medida que transcurría la mañana, la protesta parecía perder gas y hasta el propio Carlos Lemos reconocía: «La adhesión no está siendo muy alta» porque muchos no se creen que las autoridades «se vayan a mojar» por el sector del taxi.

En cualquier caso, la FPT prevé ampliar las protestas ya que el núcleo duro no quiere bajar los brazos fácilmente. De momento, la asociación ya ha conseguido que varios partidos políticos acepten escucharlos, como los socialistas, el Bloco de Esquerda, los comunistas o el CDS (Centro Democrático y Social).

Tal vez la circunstancia de que 2019 será año electoral en el país vecino puede favorecer a los taxistas en sus intentos de negociación, al tiempo que los expertos auguran que plantear en serio la «inconstitucionalidad» de la ley puede hacer que el asunto se enquiste durante años.

Esta es la cuarta movilización de grandes dimensiones convocada por la Federación Portuguesa del Taxi en los últimos tres años, aunque es la primera puesta en pie con la inminencia de la denominada ‘Ley Uber’.

Fuente: ABC.es

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba