Consulta Popular

¿Tiene usted fe que el presidente electo Abinader sacará al País de la actual crisis económica y sanitaria?

El presidente electo de la República Dominicana, Luis Abinader, quien jurará el cargo el 16 de agosto, enfrentará un difícil panorama económico como consecuencia de la pandemia, que también amenaza con desbordar los centros hospitalarios del país.

Abinader, de 52 años, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), hasta ahora la principal formación opositora dominicana, ganó las elecciones del domingo con el 52,53 % de los votos frente al 37,48 % de Gonzalo Castillo, del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en el poder desde 2004.

Panorama incierto. La República Dominicana vivió su última gran crisis económica entre 2003 y 2004 a raíz del colapso de tres de los principales bancos del país. Desde entonces no había dejado de crecer, convirtiéndose en la de mayor expansión en los últimos años en América Latina.

La economía local creció 5,1 % en 2019 y seguía imparable hasta marzo, mes en el que se declaró el estado de emergencia por el coronavirus, lo que provocó un descenso de 9,4 % ese mes y 29,8 % en abril, según datos oficiales.

Una de las actividades más afectadas hasta el momento es la de hoteles, bares y restaurantes, que cayó 34,1 %, un varapalo para esta nación que tiene en el turismo su principal fuente de ingresos y que justo ahora, tres meses y medio después de cerradas las fronteras, ha iniciado una tímida reapertura.

Solo en abril, el mes más golpeado a nivel económico por la COVID-19, en la República Dominicana se perdieron 473.000 empleos formales, los ingresos aduaneros disminuyeron un 39 % y las exportaciones se redujeron en un 27 %.

Plan de reactivación. Consciente de los inmensos retos que le aguardan en el plano económico, Abinader ha diseñado un plan para relanzar la economía que, según sus palabras, “requiere de soluciones especiales” y que, definitivamente, obligarán a recurrir a más préstamos para estimular los sectores productivos.

Entre los ejes principales del plan destaca el de otorgar más incentivo al sector turístico y a las pequeñas y medianas empresas, aumentar los programas de asistencia social y un amplio proyecto de obras de infraestructuras conjuntamente con el sector privado, según ha explicado Abinader, economista de profesión.

En una entrevista este martes en el canal Color Visión, el jefe de campaña de Abinader, Roberto Fulcar, aseguró que la reactivación económica y la actual crisis sanitaria son temas prioritarios en el programa de Gobierno del presidente electo.

Expansión del coronavirus. Abinader se alzó con la victoria en plena expansión de la COVID-19, cuyo aumento se debe, precisamente, a la apertura social y económica en el último tramo de la campaña electoral.

Al día de hoy, el país suma 38.430 contagios y 821 fallecidos, y se espera un repunte para mediados de este mes a consecuencia de los comicios, lo que podría aumentar más las hospitalizaciones, una de las mayores preocupaciones de las autoridades, que cifran en 71 % la tasa de ocupación de las camas destinadas a pacientes de COVID-19, enfermedad que el propio Abinader sufrió el mes pasado.

“Controlar la propagación del virus es un requisito indispensable antes de pasar a organizar y ejecutar un plan integral de estímulos para la recuperación y la reactivación del crecimiento económico”, dijo Abinader en mayo al presentar su programa de Gobierno ante la Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana.

Las medidas para enfrentar el virus “no esperan un mes más”, admitió hoy Fulcar, por lo que las mismas deben ser adoptadas de manera urgente, aunque no detalló en qué consisten argumentado que “probablemente” Abinader las anunciará en los próximos días.

Impunidad y corrupción. Otro de los grandes retos del próximo presidente tiene que ver con el combate a la impunidad y la corrupción, un flagelo que cada año cuesta al país, en promedio, el 1,1 % del PIB.

En medio del clamor de distintos sectores para que el nuevo Gobierno adopte medidas para enfrentar este delito, Abinader se ha comprometido a emprender un programa de políticas públicas para dar respuesta al tema en sus primeros 100 días de gobierno.

“La corrupción ahuyenta la inversión extranjera, así que tomar medidas para su control debe ser una prioridad”, ha dicho. EFE

Comentarios para este artículo

Otros Artículos