Columnas

Urge ley de etiquetado

Por: Altagracia Paulino

En vista de que tres leyes y una norma técnica tratan sobre la información veraz en el etiquetado de los alimentos y todo sigue como si no existieran, y peor, los organismos llamados a aplicar lo estipulado en ellas no actúan, es tiempo de que el poder legislativo se aboque a legislar para que haya una real ley de etiquetado como merecemos los consumidores.

Las tres leyes a las que hacemos referencias son la Ley 42-01 de Salud, la 64-00 de Medio Ambiente, la 358-05 de Protección a los Derechos del Consumidor y la Norodom 53, sobre etiquetado general de los alimentos previamente envasados, la cual fue revisada por quinta vez en el año 2014.

Todas las normas citadas establecen claramente que el etiquetado y rotulado de los alimentos debe estar en el idioma español como primer requisito, y que la información suministrada sobre los productos debe ser veraz, suficiente, verificable y clara. Pero esto nunca se ha cumplido, por lo que vemos productos en todos los idiomas del planeta y cuando suele aparecer en nuestro idioma es en una etiqueta complementaria, que se hizo de manera provisional y cuyas letras son casi ilegibles.

Las leyes citadas se implementaron a principios del presente milenio, o sea hace 19 años, nunca se han aplicado y ya en la mayoría de los países de la región se han decantado por una ley especial sobre etiquetado que contenga la mayor información posible, con más caracteres y advertencias sobre problemas de salud.

En otras entregas nos hemos referido al etiquetado octagonal asumido en Chile en el 2016, lo que les ha permitido a los consumidores de ese país la información suficiente para prevenir enfermedades como el Parkinson, varios tipos de cáncer, la diabetes y el Alzheimer, entre otras enfermedades crónicas y prevenibles.

En los tres años que tiene de vigor la ley de Chile, se conoce como experiencia de éxito que el 68 por ciento de la población toma la ley como base para informarse sobre los productos de consumo.

El etiquetado octagonal asumido en ese país y en Perú permite una mayor información a los consumidores, donde se destaca muy claro la cantidad de sal, azúcar, grasas y otros químicos perjudiciales para la salud.

Es que la salud y las enfermedades están relacionadas con la alimentación; la calidad de vida está estrechamente vinculada con la alimentación saludable, tanto así, que ya en Perú tienen una ley de alimentación saludable que no prohíbe los alimentos chatarra, sino que obliga a educar desde las escuelas y en todos los medios sobre la importancia de la educación nutricional para una mejor salud.

Según expertos que han trabajado en las legislaciones sobre el etiquetado de los alimentos, la mayoría de los productos alimenticios que se comercializan son fórmulas químicas que deben reflejar todo su contenido para que el ciudadano ejerza el derecho a saber, a elegir y a tomar decisiones acertadas como mandan los derechos de los consumidores.

Nuestro país está abocado a implementar la atención primaria; la orientación sobre nutrición y alimentación saludable es el primer paso para iniciar ese mandato de ley y a contribuir con el ejercicio del derecho fundamental a la salud.

Una ley de etiquetado vendría a suplir las fallas que se han acumulado por no haberse aplicado el mandato de tres leyes y una norma que protegen derechos fundamentales, y permitirán al consumidor ejercer el derecho a la información, peldaño para el ejercicio de sus derechos fundamentales como los establecidos en el artículo 53 de la Constitución.

Comentarios para este artículo

Etiquetas
Mostrar más

Otros Artículos