Deportes

Wander Franco será el gran ausente en la visita de Tampa Bay al Quisqueya

El futuro del SS en la MLB es una interrogante

Cuando en julio pasado la Major League Baseball anunció que Rays y Red Sox disputarían este mes una serie de dos juegos en Santo Domingo de inmediato los equipos de mercadeo de organizadores y patrocinadores comenzaron a diseñar campañas promocionales en torno a las figuras de Wander Franco y Rafael Devers, símbolos del presente y futuro dominicano en el Big Show.

Pero esos artes se quedaron en archivos de Photoshop en iMacs. Si bien Franco aparece en el roster de 40 hombres de las Rayas, ni se ha acercado al campamento del equipo, en Port Charlotte, Florida. En Tampa Bay nadie tiene la respuesta del futuro de quien hasta agosto fuera su jugador de más valía, medido por victorias sobre nivel reemplazo (WAR).

Este sábado y domingo, cuando se dispute la serie en el estadio Quisqueya, Franco será el gran ausente. La acusación de sostener relaciones sexuales con una menor le mantiene abierto un expediente en el Ministerio Público. El torpedero tuvo que pagar una garantía económica de dos millones de pesos para salir de prisión y tiene que presentarse todos los meses (los días 30) ante la Fiscalía de Puerto Plata.

Al mismo tiempo, Franco es investigado por MLB, lo que significa que en cualquier momento pudiese darse una decisión sobre su futuro dentro del béisbol profesional de los Estados Unidos, sin que hasta el momento haya pistas de qué decidirá la liga con el jugador de 23 años.

Las interrogantes

Son más las dudas que las respuestas que rodean a Franco y a su carrera en estos momentos, puesto que las fiscalías que trabajan el caso tienen hasta junio para presentar su acusación y entonces se fijaría un calendario que puede sacarlo de béisbol por todo el año.

Franco no solamente es el jugador más estelar en la organización de Tampa Bay, sino que también posee el contrato más grande (US$182 millones) que ha otorgado la franquicia en su historia.

El club da por perdido a Franco por este año; el 17 próximo tendrá que sacar su nombre del roster de 40, y al Quisqueya vendrá parte de los posibles sustitutos.

Costo y sustitutos

Los Rays se prepararon para esa eventualidad al adquirir en enero al infielder panameño José Caballero y, más reciente, contrataron al agente libre Amed Rosario, dominicano.

El desastre de Franco ya le costó a los Rays los servicios del jardinero Luke Raley, quien fue el precio por sacar a Caballero de Seattle. Raley conectó 19 jonrones y fue cuarto en el equipo con un OPS de .824 la temporada pasada y se acercará al salario mínimo de las Grandes Ligas los próximos dos años. En otras palabras, era un bien valioso que se convirtió en daño colateral desde la perspectiva del plantel.

La pregunta ahora es si los Rays están dispuestos a seguir pagando el salario de Franco en el futuro, incluidos US$2 millones para 2024. Ser puesto en licencia administrativa no se considera una medida disciplinaria, por lo que existe la expectativa de recibir el pago.

El salario de Franco es apenas el 2,5% de la nómina esperada de Tampa Bay en 2024. Puede que no valga la pena buscar pelea con Franco o con la asociación de jugadores. Pero a medida que sus sueldos crezcan, esa ecuación cambiará.

El salario del banilejo aumenta a US$8 millones (2025), US$15 MM (2026), US$22 MM (2027) y luego cinco años de US$25 MM por campaña. Si es suspendido y/o legalmente prohibido jugar en los EE. UU. durante cualquiera de esas temporadas, los Rays no estarían en peligro.

El calendario judicial

Con la medida de coerción dejada atrás, en enero, la próxima fase es la presentación de la acusación formal por parte de las autoridades. Las distintas fiscalías que trabajan de manera conjunta en el expediente tienen hasta junio para presentar su acusación definitiva en contra del pelotero, así como las pruebas que sustenten los delitos que decidan imputarle.

Una vez depositada la acusación formal, se designará a un juez y se fijará fecha para conocer en audiencia preliminar. Allí se discutirá si el juez dará o no auto de apertura a juicio para que se conozca la acusación en la etapa de fondo o si las evidencias que presenten las autoridades son suficientes y fueron obtenidas en la forma que establece la ley para poder ser utilizadas en el juicio.

En esta etapa, el juez podrá realizar cualquier modificación a la calificación jurídica que el Ministerio Público indique en su acusación. Es aquí donde se decidirá el destino del caso contra Franco y si se le juzgará por ser responsable o no de los hechos que se le atribuyan.

Fuente: Diario Libre

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba