Judiciales

Yeni Berenice y Wilson Camacho defienden lucha contra la corrupción y reiteran crítica al Poder Judicial

Los magistrados Yeni Berenice Reynoso y Wilson Camacho volvieron a defender los procesos contra la corrupción que encabezan desde la Procuraduría General de la República y cuestionaron algunas decisiones judiciales en las que personas acusadas de distintos casos han sido beneficiados por sentencias judiciales en diferentes etapas de los procesos.

Ambos magistrados fueron reconocidos este viernes por el movimiento Participación Ciudadana, capítulo dominicano de Transparencia Internacional, con el «Reconocimiento a la integridad y Lucha Contra la Corrupción 2022».

«Este reconocimiento, esperamos que sea visto por los magistrados y sus equipos, no sólo como un premio por la labor cumplida, porque aún falta mucho por hacer, sino como un faro que les alumbra en el camino correcto, el que motivamos a seguir, con la determinación que hasta ahora han mostrado y con la certeza de que nosotros, y la sociedad en general, los estamos acompañando en la lucha y tenemos la esperanza de ver saciada nuestra sed de justicia, derecho que tanto se la ha negado a este pueblo», expresó Josep Abreu, coordinador general de Participación Ciudadana.

Al ofrecer palabras de agradecimiento, Yeni Berenice Reynoso, directora de Persecución del Ministerio Público, hizo una síntesis de su trayectoria en los tribunales y afirmó que antes, ver un caso de corrupción en algunos de los tribunales era una especie de elefante blanco y cuando solían ser llevados por alguna de las excepciones, por lo general los imputados terminaban beneficiados con la jurisprudencia de la corrupción.

Reynoso aprovechó para mandar un mensaje a quienes dicen están pagando espacio para difamarlos y para los jueces que con sus sentencias han favorecido a personas acusadas de distintos delitos, aunque no mencionó caso y nombre en específico.

“Pueden hacer todas las maniobras que han hecho, pero no van a detenernos, no van a detener los casos de corrupción, mientras más acusados manden a sus casas, más horas vamos a trabajar, dedicaremos a cada uno de las decenas de procesos en curso, mientras más campañas de descrédito paguen, nosotros nos seguiremos esforzando más”, afirmó.

Dijo que a pesar de que en las mediciones cada año “quedábamos en los peores lugares de los países con más corrupción, en la agenda de la dirigencia política el tema siempre estaba ausente o solo era utilizado con fines exclusivamente políticos, esa es una realidad innegable».

Reynoso sugirió la necesidad de plantear la modificación de la ley de Compras y Contrataciones Públicas, la creación de un equipo de investigación que apoye a los fiscales, «un cambio de cultura para entender que corrupción no es solo recibir dinero, cuando usted deja de investigar a alguien o de juzgarlo conforme a derecho por ser de X partido o de X sector, usted está siendo corrupto».

Camacho recuerda a Marcha Verde

En tanto que el director de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), Wilson Camacho, volvió a arremeter contra el Poder Judicial y además consideró que no cree que surgiera una gestión del Ministerio Público, como la actual, sin el empoderamiento social del año 2016, denominado Marcha Verde.

“En un momento el Poder Judicial alegaba que no podía castigar la corrupción porque los casos no llegaban a los tribunales, lo cual era cierto; cuando los casos llegaron alegó que no llegaron con pruebas suficientes, lo cual podría ser cierto en algunos casos, pero discutible en otros. Pero, ahora que los casos llegan con pruebas suficientes alegan que es demasiada, muy técnica, compleja y sobre muchas personas, como si las pruebas y los involucrados en un caso fueran la consecuencia de la creatividad de un fiscal y no la dinámica delictiva que se está investigando”, afirmó Camacho.

Dijo que la corrupción pública es un delito que corroe, destruye y drena el patrimonio de una nación desde los cimientos mismos del Estado, afecta el desarrollo económico, social y el bienestar de los pueblos impactando temas esenciales como la educación.

“La corrupción es un problema, una desgracia en la República Dominicana, luchar contra ella entraña numerosos sacrificios personales de nosotros y de las personas que nos rodean. A veces las cosas que deberían ser comunes se convierten en heroicas y extraordinarias, lo que hemos hecho desde el Ministerio Público no ha sido algo más que cumplir con nuestro deber y hacerlo entregando alma, corazón y vida. Ahora bien, lo que ha de hacerse, ha de hacerse con pasión”, dijo Camacho.

Ambos magistrados fueron reconocidos por el movimiento cívico en un acto realizado en el Auditorio Manuel del Cabral de la Biblioteca Pedro Mir de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), a propósito de la conmemoración del Día Internacional de la Lucha Contra la Corrupción.

Fuente: DL

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba