Spanish Chinese (Simplified) English French German Haitian Creole Hindi Italian Portuguese Russian

1-Sexo Karezza: El término proviene del italiano “carezza”, que significa caricia. Y de eso se trata: de tener relaciones de una forma cariñosa y suave privilegiando el placer por sobre el clímax. Para ponerlo en práctica, sonreí manteniendo el contacto visual, miralo o mirala fijamente a los ojos lo más posible, sincronicen la respiración, agárrense y tóquense mutuamente (por lo menos veinte minutos). Vale emitir sonidos de satisfacción o placer (pero no palabras), hay que acariciar, abrazar, masajear y poner el oído en la zona del corazón de tu pareja para escuchar sus latidos.

2-Sexo Quickie: Es un “rapidito”, sin preparativos y con la ropa semi puesta. ¿El lugar? Para las parejas más clásicas, las distintas habitaciones de la casa, el auto o el baño de un bar. Si son más arriesgados, las posibilidades aumentan: el ascensor, las escaleras o los pasillos del edificio, la última fila del cine y, el mejor de todos, el probador de un local de ropa. ¿El momento? Como corresponde, cuanto menos planeado más efectivo. ¿Las reglas? Discreción por sobre todas las cosas: acá no valen los jadeos, los gemidos o los gritos. Disfrutá en silencio, es parte del encanto.

3-Sexo Acuático: “El baño es un complemento ideal en la pareja. Los sexólogos recominedan este juego para darle primacía al erotismo”, cuenta la licenciada Sandra Lustgarten, psicóloga y sexóloga. Puede ser de inmersión (ideal para hacerse caricias, porque los músculos logran relajarse y la textura de la piel está suave al tacto) o en la ducha (en los sex shops venden manijas que se colocan en la pared para facilitar las posturas sexuales). “Es delicado colocar el preservativo en ese momento”, reconoce Sandra. Por eso, recomienda extremar los cuidados.

4-Sexo Outdoor: Consiste en salir de nuestras cuatro paredes y tener sexo al aire libre, aunque sea en el jardín de casa. “Es muy placentero, tanto de día como de noche. Se convierte en fuente de goce por la amplitud del espacio, la vivencia de libertad y las sensaciones que provocan los estímulos naturales cuando actúan sobre los cuerpos desnudos”, contó a Entremujeres el doctor Walter Ghedin, médico psiquiatra y psicoterapeuta.

5-Role Playing: El cambio de roles es muy divertido y consiste, básicamente, en jugar a ser otros. La idea es transformarse en médicos, electricistas, cowboys, maestros, policías, strippers… O lo que su imaginación les ofrezca. Permite a ambos tener esa emoción de “estar con otra persona”. ¿Cómo arrancar? Simulá que no lo conocés, preguntale quién es y dale lugar para que invente su propio personaje.

6-Sexo Gourmet: “Comer con la mano una costilla de cordero y convidarle a nuestro acompañante un bocado es, sin dudas, algo muy sensual. También lo es saborear los frutos de mar que, con su aroma, nos recuerdan los sudores femeninos”, sugiere Carlos Di Césare, dueño del restaurante Te Mataré Ramírez. “Comidas donde se utilicen los dedos, se incluyan alimentos coloridos y que se puedan compartir tendrán mayores chances de lograr cierto clímax”, agrega el chef Maximiliano Pettit, dueño del restaurante Pájaro que comió. De la mesa a la cama… ¡Sin escalas!

7-Sexing o Fitness erótico: “Si pensamos en los beneficios del sexo para la salud podemos compararlos con asistir frecuentemente al gimnasio”, nos alienta el personal trainer Fede Delpiano. Besar quema de 120 a 135 calorías por hora (2 a 5 calorías por minuto), lo que significa que si besás durante 20 minutos todos los días en un año habrás quemado 36.500 calorías y habrás perdido 5 kilos. El juego previo te ayuda a gastar 25 calorías, por lo tanto, cuanto más lo prolongues mayor será el gasto calórico. Durante el acto sexual se queman de 50 a 100 calorías en promedio. En cada orgasmo eliminamos entre 60 y 100 calorías.

8-Sexo voyeur: Es encontrar la satisfacción o el placer sexual observando la intimidad de los otros. “En el ámbito terapéutico, muchas veces los especialistas fomentamos el voyeurismo cuando invitamos a observar la sexualidad ajena, como en el caso de mirar videos que muestran escenas sexuales que sirven como estimuladores del deseo o como modelo de aprendizaje y de evaluación de la propia sexualidad”, explicó Sandra Lustgarten, psicóloga y sexóloga.

9-Sexo exhibicionista: Es la contratara del voyeurismo y consiste en mostrarnos con la intención (o la fantasía) de que alguien nos vea. Sin caer en extremos podemos, por ejemplo, dejar una ventana entreabierta o tener un encuentro fogozo en el auto, para vivir la sensación de riesgo. “Muchas escenas son verdaderos estímulos a la hora de tener sexo. No estoy en contra de estos estímulos que enriquecen y son motivadores del deseo, pero creo que todo debe darse dentro de los cánones -en cierto modo- lógicos, sin exponer los aspectos vulnerables o susceptibles de los otros”, compartió Sandra Lustgarten, psicóloga y sexóloga.

10-Sexo tántrico: “Con la práctica del tantra se busca disfrutar con todo el cuerpo, disfrutar con cada poro, con cada caricia”, explican en Escuelatantrica.com. Cuanto menos, mejor: los seguidores del tantra recomiendan hacer el amor una sola vez al mes para acumular energía sexual. Los encuentros son sin sexo genital y sin eyaculación. La base está en los preparativos, el poder de la mirada, las caricias, los masajes y en el control de la respiración. Y, por último, un largo y profundo orgasmo, que no es el final de la fiesta sino el principio de la celebración.

El acoso escolar (también conocido como hostigamiento escolar, matonaje escolar, matoneo escolar o en inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado tanto en el aula, como a través de las redes sociales, con el nombre específico de ciberacoso. Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia, siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas.

El experto en educación Piyush Mangukiya explicitó a The Huffington Post siete signos a los que se debe prestar atención para saber si su hijo está sufriendo abusos.

1.Baja drástica en las calificaciones: En muchas instancias de bullying, la víctima se siente constantemente temerosa, aprensiva o inclusive, aterrorizada. El o ella está más enfocada en cuando volverá a ser atacado/a que en la información que les entrega el profesor. El trabajo en clases y las pruebas comienzan a sufrir frente a esta baja en la concentración.

2.Comportamientos agresivos a sus hermanos menores: Como causa de estar siendo agredido, muchos escolares descargan su frustración en sus hermanos menores. Podrá notar que amenaza, destruye los juguetes o golpea a los menores que él.

3. Finge estar enfermo: Si su hijo pregunta frecuentemente si se puede quedar en la casa, pero no parece estar enfermo, puede que esté siendo abusado. Si su actitud hacia la escuela es negativa o insiste en que usted lo recoja a la salida de clases antes que usar otro medio para irse, investigue la situación. 

4. Moretones inexplicables o heridas: Aunque todos los niños con frecuencia experimentan este tipo de lesiones como resultado del juego, si comienza a notar que su hijo no le cuenta cómo sucedió, esto puede ser un signo de bullying.

5. Pide llevar su propio almuerzo: Muchos de los ataques ocurren a la hora de almuerzo. Si su hijo ya no quiere comprar su almuerzo o está demandando cierto tipo de colación, puede que esté siendo forzado a entregar su almuerzo o dinero al abusador.

6. Cambios repentinos de humor: Cuando es víctima de bullying, un niño está bajo un montón de estrés emocional. El sólo quiere que pase el día y pueda regresar a su hogar. Sin embargo, una vez que llega a la casa, como una forma de liberar el estrés, sus emociones cambian como una montaña rusa. Uno simplemente no sabe que vendrá a continuación.

7. Cambios en los hábitos del sueño y/o alimentación: El trauma de ser un niño abusado puede causar que un niño pierda su apetito o que coma a atracones. Puede que experimente problemas para dormir en las noches y que sufra de pesadillas.

Según el experto, de reconocerse alguno de estos síntomas en su hijo, se debe determinar con certeza si su hijo está siendo víctima de abuso y avisar a las autoridades correspondientes.

Un hombre murió por un infarto en Argentina mientras mantenía relaciones sexuales con su amante en un hotel, y es que en casi un 80 por ciento de los casos de muertes durante el acto, los fallecidos estaban siéndoles infieles a sus parejas.

Es lo que ha ocurrido en la provincia argentina de Tucumán, según podemos leer en las webs de La Gaceta de Tucumán o de Cadena 3. Un hombre de 57 años murió mientras mantenía relaciones sexuales con su amante de 36 años. Ambos tenían sus parejas estables y tenían hijos por lo que el suceso ha sido la ‘comidilla’ del pequeño municipio donde ocurrieron los hechos, llamado Juan Bautista Alberdi.

En Italia un pareja de novios vivió una bochornosa y extraña situación luego de que decidieran tener relaciones sexuaes en el mar. Lea también: ¿Por qué es mejor no tener sexo bajo el agua?

Según cuenta el diario italiano Il Mattino,  los novios quedaron pegados luego del acto sexual que protagonizaron en una tranquila playa de Porto San Giorgio.

El sexo oral es cada vez más popular entre las parejas de todo el mundo. Enfocándonos en lo que es el sexo oral practicado hacia la mujer, denominado comúnmente cunnilingus, puede ser más que una interesante fuente de placer y, en particular, de orgasmos. Pero todo tiene sus trucos, y pensando en que tengas juegos orales más excitantes te preparé unos buenos tips para llevar a la práctica en pareja.

 El placer de dar placer: La primera regla para un buen sexo oral, es que quien lo va a practicar lo disfrute. Aquí más que nunca vale aquella frase que dice “todo es cuestión de actitud”. Actitud + técnica = placer infinito.

Todo a su debido tiempo: Antes de estimular oralmente los genitales femeninos, es clave que ella esté preparada y excitada, tanto desde el punto de vista mental como físico. Caricias en todo el cuerpo, abrazos, besos apasionados, pueden ser parte de la “previa” del sexo oral. 

Su majestad el clítoris: El clítoris es el órgano más sensible de la anatomía sexual femenina, y será el foco de la estimulación oral. De acuerdo a las preferencias de cada mujer lo estimularemos de diferentes formas: más directas o indirectas, con mayor o menor presión, con diferentes velocidades.

En la variedad está el placer: El sexo oral, como cualquier juego erótico, no debe ser monótono. Una buena técnica es la de jugar a dibujar con la lengua cada una de las letras del abecedario sobre los genitales femeninos. Ella tendrá que adivinar que letra estás haciendo, y elegir la que más le excita.

Tierra a la vista: Cuando encontraste un punto de placer intenso, y la mujer lo expresa con claridad en su lenguaje corporal, es el momento de mantener ese estímulo en particular. Quizás sea el que desemboque en el tan ansiado orgasmo. 

como hacerle un buen sexo oral a tu chica.

 La pasión es la mejor manera de liberar los deseos sexuales de una mujer: Él debe estar entregado al momento, sin distracciones. La señal más poderosa que el hombre puede mandar viene de sus labios ya que los gemidos y la respiración de nuestra pareja nos lleva al punto de ebullición. Todo lo que salga de su boca, en especial las palabras, son muy excitantes. El contacto visual también es muy importante. Está científicamente probado que las mujeres que divagan y fantasean son sexualmente más activas… y creativas. Aunque ellos se enfocan en el clímax (ya sea el nuestro o el de él), nosotras fantaseamos.

Utiliza Tu Lengua... 

Acércate a su vagina lentamente. A nosotras nos encanta jugar más que a los hombres. La parte interior de nuestros muslos es el punto más delicado. Lámelo, bésalo, haz dibujos en ellos con la punta de tu lengua. Llega peligrosamente cerca de su vagina, luego apártate. Hazla anticiparlo. 

Ahora lame la arruga donde su pierna se une con su vagina. Acaricia con tu nariz el monte de venus. Roza tus labios sobre la hendidura sin presionarla para excitarla. Después que hayas hecho esto hasta el punto donde ella salta de su asiento y se esté esforzando por obtener más de ti más cerca de ella, entonces pon tus labios justo sobre su clítoris. 

Bésala, suavemente, luego más fuerte. Ahora usa tu lengua para separar los labios de su vagina y cuando ella se abra, desliza tu lengua hacia arriba y hacia abajo entre las capas de carne de la vulva. Suavemente separa sus piernas un poco más con tus manos. Todo lo que haces con la mujer que vas a comer debe hacerse suavemente. 

Hazle el amor con la lengua. Lámelo, chúpalo, bésalo, esto la estimula terriblemente porque a esta altura ella quiere recibir atención directa a su clítoris. Verifícalo. Observa si su clítoris se ha vuelto suficientemente duro como para verlo fuera de su cubierta. Si es así, sigue lámendo. Si no puedes verlo, podría estar todavía esperándote debajo. Por lo tanto lleva tu lengua hasta la parte superior de su hendidura y siente su clítoris. Puedes sentir escasamente su presencia. Pero aún si no puedes sentir la diminuta perla, puedes hacerla levantar lamiendo la piel que lo cubre. Lame fuerte ahora y presiona su piel. 

Recuerda que puedes jugar con su ano, no a todas les gusta, pero puedes dejar resbalar tu lengua hacia su ano y pasar tu lengua hasta que te haga saber que tanto le gusta. Es una sensación muy diferente a la del clítoris, inténtalo y encontraras otro punto para hacerla retorcer de pasión.

Quieres hacerla llegar? 

Suavemente retira los labios de su vagina y da pequeños golpecitos con tu lengua contra el clítoris, cubierto por el prepucio o no. Haz esto rápidamente. Esto debe causar que se estremezcan sus piernas. Cuando sientas que ella está camino al orgasmo, haz con tus labios una O y lleva su clítoris a tu boca. Comienza a chupar suavemente y observa la reacción de tu chica en su rostro. Si puede manejarlo, comienza a chupar más fuerte. Si se engancha, chupa más fuerte aún. Acompáñala. Si levanta su pelvis hacia arriba con la tensión de su orgasmo emergente, muévete con ella, no te le opongas. Aguanta, y mantén tu boca caliente sobre su clítoris. No te detengas. Por eso te estará diciendo: '¡No pares. No lo hagas!' 

Hay una razón para eso, la mayoría de los hombres se detienen demasiado rápido, esto es algo digno de aprenderse y de aprender a hacerse muy bien. Hay otra cosa que puedes hacer para intensificar el placer de tu mujer. Tú puedes penetrarla con el dedo mientras ella disfruta que le chupes el clítoris. Antes, durante o después. A ella realmente le gustará, esto nos hace sentir que estamos con dos hombres a la vez. Además de sus zonas erógenas alrededor del clítoris, la mujer tiene otra área extremadamente sensible en la parte superior de su vagina. Esto es lo que le frotas cuando le haces el amor con los dedos, como tu pene está muy lejos de tu boca, tus dedos tendrán que hacer el amor. 

Toma dos dedos preferiblemente, ya que uno es demasiado delgado y tres es demasiado grueso y por lo tanto no pueden penetrar lo suficiente. Asegúrate que estén mojados para no irritar su piel. Deslízalos dentro, lentamente al comienzo, luego un poco más rápido. Hazle el amor con ellos rítmicamente. Aumenta la velocidad solamente cuando ella lo hace. Escucha su respiración. 

Ojo: Si nosotras inhalamos o saltamos en lugar de gemir cuando su mano está en esa zona, entonces él va por el camino equivocado. No hay nada peor que tu pareja sea torpe y directo cuando te toca. Duele y es muy incómodo, y ellos no saben eso porque ellos quieren lo contrario. Es esencial que él estimule la zona erógena de manera indirecta. Mientras lo hace, debe prestar atención y guiarse por las señales que la mujer da. Para que sea la caricia perfecta, él debe acariciar alrededor de la zona erógena y no ir directo al clítoris como si fuera un timbre.

El climax.... 

Ella te dejará saber qué hacer. Si le estás chupando el clítoris y haciéndole el amor con los dedos al mismo tiempo, le estás dando lejos más estimulación que la que le darías solamente con el pene (que rico, un 2x1). Entonces puedes descontar que con esto está muy excitada. Si hay dudas, verifica sus síntomas. Cada mujer es única. Algunas se le punen duro los pezones cuando se excita o solamente cuando está teniendo un orgasmo. Tu chica podría ruborizarse o comenzar a temblar. Aprende a conocer sus síntomas y serás un amante más sensible y perceptivo. 

Cuando ella comienza a tener un orgasmo, por dios, por lo que más quiera, no te vayas de ese clítoris. Permanece allí cuanto dure. Cuando ella comience a salir del primer orgasmo, presiona tu lengua a lo largo de la parte inferior del clítoris, dejando tus labios cubriendo la parte superior. Mueve tu lengua adentro y afuera de su vagina. Si tus dedos están adentro, muévelos también un poco, pero suavemente, las cosas ahora son extremadamente sensibles. 

Si juegas bien tus cartas, obtendrás algunos orgasmos múltiples de esta manera. La mujer permanece excitada toda una hora después de haber tenido un orgasmo. ¿Te das cuenta todo el impacto de esa información? ¿El potencial? Una mujer fue cronometrada con 56 orgasmos en una sesión. ¿Sabes qué efecto podrías tener sobre una mujer a la que dieras 56 orgasmos? Sería tuya tanto como quisieras. 

El último consejo que tengo para ti es éste: Después que la hayas hecho alcanzar el clímax, dándole la mejor mamada que jamás haya tenido, no la dejes sola justo ahora. Háblale, acaricia su cuerpo, mima sus pechos. Mantente haciéndole el amor calladamente hasta que calme toda su excitación. El hombre puede acabar y ponerse a dormir en un suspiro y no sentir remordimiento, ningún sentido de pérdida. Pero la mujer por naturaleza requiere algo de afectividad de su amante en esos primeros minutos después del sexo. 

El sexo oral puede ser una de las más excitantes experiencias sexuales que puedas tener. Pero lo que vale es lo que haces. Tómate tu tiempo, practica a menudo, presta atención a las indicaciones de tu pareja, y principalmente, disfruta al máximo comer carne cruda como mi buen amigo kelvin.

Perdóname pero el pene no manda, el pene comparte con la vagina la realidad sexual”, dice Carlos Pol Bravo, un influyente sexólogo español, antes de iniciar una exposición sobre la disfunción sexual femenina. El tema, desconocido para muchos, muestra que, como los hombres, las mujeres también sufren problemas que les impiden gozar del sexo. Callan por pudor, pero padecen. Son muchas las que no gozan en la cama.

Según el doctor Pol, las disfunciones sexuales tanto femeninas como masculinas se encuentran en tres etapas: el deseo, la excitación y el orgasmo. En los hombres, el problemas más común es la falta de erección mientras que en las mujeres el asunto es más complejo. Hay al menos cinco causas para no tener una buena vida sexual: la falta de lubricación vaginal, dificultad para tener orgasmo, ausencia de deseo sexual, inflamación de los músculos de la vagina y miedo al sexo. A esto se le suman factores psicológicos que no permiten encontrarle solución al problema.

Top