Judiciales

Cadáver de colombiano abatido por policías dominicanos será repatriado esta semana

Tras nueve días de su muerte, han comenzado los trámites finales para repatriar el cadáver de Jhon Fredy Méndez Arrieta, el colombiano que fue abatido a tiros por agentes de la Policía Nacional mientras rescataban a dos personas que supuestamente él tenía secuestradas en una villa del municipio Baní, provincia de Peravia.

La información fue confirmada a Diario Libre por personal de la Funeraria Jerusalén, ubicada en Villa Mella, Santo Domingo Norte, la cual realizará el proceso de repatriación, conjuntamente con una funeraria de Colombia autorizada por sus familiares. 

El traslado del cadáver de Méndez Arrieta se atrasó debido a que los familiares no poseían los recursos económicos para su repatriación. 

En principio, los arreglos funerarios se coordinaron con una funeraria en el municipio Baní, provincia Peravia, la cual le realizó varias cotizaciones a los familiares, que rondaban entre 4,600 a 5,000 dólares, aproximadamente 275,000 pesos dominicanos.

Durante todos estos días el cuerpo de Méndez Arriera estaba en la morgue de la provincia de Azua, hasta que fue recogido por los agentes de servicios funerarios el lunes. 

El traslado del fallecido, quien fue acusado por las autoridades policiales de secuestrar a una adolescente de 15 años y a otra persona, debe ser en un ataúd especial y que cumpla con los requisitos establecidos por el aeropuerto para su embarque. 

La Embajada de Colombia en República Dominicana no ofreció detalles, pero aseguró que actualmente trabaja en el caso. 

Misterio envuelve el caso del colombiano

La muerte de Méndez Arrieta sigue llena de misterio. El extranjero fue abatido a tiros el pasado lunes 13 de noviembre al enfrentarse a agentes, mientras estos rescataban a una adolescente de 15 años y otra persona que estaban secuestradas en una localidad del municipio de Baní, al sur del país.

Según la información obtenida por Diario Libre, el colombiano supuestamente había tenido problemas con el padre de la menor, cuyo nombre se resguarda por razones legales.

De acuerdo con la fuente, la situación se debió a un «tumbe de dinero», por lo que Méndez Arrieta había tomado a la adolescente y al señor Luis Rafael Domínguez como rehenes.

El día del secuestro, el pasado viernes, 10 de noviembre, había tres personas más junto al colombiano, de quienes la Policía Nacional no ha ofrecido ninguna declaración.

Tanto la menor como sus parientes viven en el municipio Villa Tapia, provincia Hermanas Mirabal. Los familiares optaron por mantener el silencio.

Otro colombiano detenido y un banilejo prófugo

Durante el operativo de rescate, las autoridades apresaron a otro colombiano, quien supuestamente está involucrado en el caso.El colombiano, quien no ha sido identificado, está detenido en la Dirección Regional Sur Central de la Policía Nacional de Baní.Además, según confirmó una fuente, la villa en la cual tenían a las dos personas secuestradas es propiedad de un banilejo, quien está prófugo de la justicia.

Fuente: DL

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba