Política

Del altar a la política: los evangélicos se dejan sentir en boleta electoral

Estas elecciones tienen una mayor participación de candidatos cristianos, pero pocos logran respaldo en urnas

Que la cara de un evangélico figura en un afiche político, tiempo atrás era prácticamente una mancha moral para esa persona. Y es que durante muchos años en las iglesias pentecostales se arraigó la creencia de que la política y la religión no comulgaban juntas.

La “satanización” de la política no es que esté del todo desarraigada de estas congregaciones cristianas, sin embargo, con el paso del tiempo muchos de estos grupos han flexibilizado su postura y dieron paso a la participación de hombres y mujeres de altar en la vida partidaria.

Las elecciones municipales del pasado 18 de febrero son una muestra de esta apertura. Con promesas de cambio ancladas a principios éticos y morales, decenas de ministros cristianos ocuparon un espacio en las boletas de alcaldes, regidores, directores y vocales.

Esta contienda electoral despertó el interés de pastores y misioneras que enarbolaron la palabra de Dios en sus discursos para conquistar votos y algunos hasta se alzaron con la victoria en sus demarcaciones.

Firme en sus pretensiones de convertirse en alcalde de Santo Domingo Este y tras varios intentos fallidos, Dioris Anselmo Astacio Pacheco, mejor conocido como Dío Astacio, se convirtió en el ganador del pasado torneo electoral por el partido oficialista en la segunda demarcación con más votantes, solo superada por el Distrito Nacional.

 

Con dotes de buen comunicador, el pastor evangélico ha representado al pueblo protestante en espacios donde ha defendido por más de una vez los valores cristianos y la vida desde la concepción.

Fundador de dos iglesias.

Antes de convertirse en alcalde electo de SDE, Dío Astacio era el enlace de las iglesias protestantes ante el Poder Ejecutivo y coordinador del Gabinete de Familia. En noviembre del 2021 fue designado por el presidente Abinader como director del Consejo de Gestión Presidencial.

El destacado conferencista motivacional es fundador de dos congregaciones cristianas, una de ellas perteneciente a la Alianza Cristiana y Misionera.

Un dato poco conocido es que en el año 2001 desarrolló un trabajo de promoción discográfica bajo el sello “Maná Music Group”. La finalidad era impulsar a jóvenes en el ámbito musical cristiano, entre los que se citan: The Christian Brothers, el primer dúo musical Tercer Cielo integrado por Juan Carlos Rodríguez y Marcos Yaroide, Jennifer Lluberes, entre otros.

Un pastor que quiere ser presidente

Tras obtener su reconocimiento en el 2022, el Partido Generación de Servidores lanzó al ruedo político a un escuadrón de pastores y siervos de Dios que con su “ola celeste” promueven un discurso anticorrupción, nacionalista y pro vida.

Esta plataforma política es de las pocas que desfilan en estas elecciones sin el apoyo de los partidos mayoritarios y la única en llevar en la boleta presidencial a un pastor evangélico.

Su líder, Carlos Peña, se opone a la agenda contraria a las tradiciones judeocristianas, especialmente la ideología de género, el aborto y al reconocimiento del colectivo LGBT.

Generación de servidores obtuvo, sin alianza, a nivel de municipios y distritos municipales, cerca de 30 mil votos, por encima de 14 partidos políticos del sistema.

Una iglesia en crecimiento.

La comunidad evangélica ha crecido significativamente en el país, no es de extrañar su impacto en el padrón electoral, y que surjan liderazgos y plataformas políticas que hagan contra peso en estamentos de poder y en las tomas de decisiones.

De acuerdo con estimaciones del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica, los protestantes evangélicos representan cerca del 30 por ciento de la población nacional, siendo una de las denominaciones que más ha crecido en los últimos años.

Este dato se acerca al arrojado por la encuesta Latinobarómetro 2019, investigación que determinó que el 26 por ciento de los dominicanos profesaban la fe cristiana evangélica, mostrando un crecimiento exponencial si se compara con el 12 por ciento del 2008.

Los evangélicos no votan por evangélicos.


La participación de los protestantes en la política es analizada por el líder evangélico Ezequiel Molina Rosario, el presidente del Codue, Feliciano Lacen; y el presidente del Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC), Elías Wessin Chávez en entrevista para el Caribe.

Aunque reconocen que las congregaciones cristianas avanzan en el desmonte de la creencia de que un evangélico no puede mezclarse en la política, el pastor Molina Rosario y el diputado Wessin Chávez coinciden en que hace falta más apoyo y unificación de las iglesias hacia sus aspirantes, para obtener resultados contundentes en las urnas.

Respecto a los resultados de las elecciones municipales del pasado 18 de febrero, el presidente del Ministerio La Batalla de la Fe observó que las inclinaciones de la comunidad evangélica no se diferencian de las demás partes de la población.

“Es decir, los evangélicos, al parecer, no fueron a votar por los evangélicos en la mayoría de los casos. Pero sí tenían muy pendiente la calidad de los candidatos en cuanto a nuestros valores judeo-cristianos”, afirma Molina Rosario.

La percepción del religioso es muy parecida a la experiencia del presidente del Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC), quien como resultado de trabajar de cerca con grupos protestantes asegura que ha podido comprobar que los evangélicos votan como cualquier ciudadano común. De manera que si en las encuestas hay una polarización, ellos están dentro.

“No hay una distinción de que ellos demanden una línea específica. En otros países hemos visto que el liderazgo se agrupa, se unifica, baja una línea y se pueden ver candidatos evangélicos que pueden llegar a la presidencia de la República, como Fabricio Alvarado en Costa Rica, que casi llegó a ser presidente y fue por ese apoyo”, aseveró.


Al citar experiencias pasadas, puntualizó que en las elecciones congresuales y municipales del 2002, el 95 por ciento de los candidatos de su partido eran evangélicos, y para ese entonces obtuvieron cerca de 30 mil votos, y aunque ganaron regidores y mantuvieron el reconocimiento, entiende que “esa no debería ser la votación”. “Ahora mismo en el padrón de la Junta Central Electoral votan activamente no menos de medio millón de evangélicos”, precisó.

Participación en el padrón.

Cuando se le pidió identificar la base documental de esta afirmación, explicó que esta cifra sale de un levantamiento realizado en el gobierno de Danilo Medina. Este estudio determinó que para esa fecha había unos 700 mil evangélicos inscritos en el padrón, número que, según sus estimaciones, ya supera los 800 mil, pero con la marcada abstención asume que debe estar en medio millón.

“Siempre he abogado para que los evangélicos participen unificados, pero no ha sido así por un asunto de cultura política, porque en las iglesias no se ha enseñado que se considere la participación de sus miembros en actividades sociales”, comentó.

Sobre esta creencia, el pastor Ezequiel Molina Rosario dijo que esa fue la enseñanza impartida desde el principio, con la mejor intención y con razones muy válidas, puesto que según su apreciación “la política es difícil y muy complicada para la gente honesta y seria. Pero el peor pleito es el que no se echa”.

“Pero hoy hemos crecido, madurado, desarrollado y aprendido la declaración bíblica de nuestro Señor que dijo en Mateo 5:13: ‘ustedes son la sal de la tierra, pero si la sal se desvaneciere con qué será salada?’ Debemos ser sal y luz en medio de esta tiniebla que es la política”, consideró.

En tal sentido, destacó que muchos líderes, predicadores y pastores desde hace unos 20 años han estado hablando públicamente del tema con el fin de concientizar. “Y lo estamos logrando; aunque no podemos negar que aún quedan muchos charcos que brincar en el camino”, expresó.

Codue afirma que la participación se duplicó.

Según estimaciones del presidente del Codue, Feliciano Lacen, este año la participación de candidatos evangélicos en estas elecciones ordinarias municipales y en las próximas congresuales se duplicó en relación con procesos electorales pasados.

Aunque no cuenta hasta el momento con números exactos, afirma que fue notoria la participación de este segmento de la población, y en cuanto a los resultados, dice que se ganaron varias regidurías y vocalías. “Nos sentimos satisfechos por la participación activa, más que en años anteriores. Cada año un grupo de líderes de la comunidad de la fe se lanza a cargos políticos”, destacó.

El ministro evangélico considera que hacen falta hombres y mujeres con principios cristianos y vocación de servicios para lograr cambios en la gestión pública. “Hemos dicho que donde quiera que haya un candidato que sea cristiano, los evangélicos de ese territorio deben apoyarlo”, agregó.

Pastor evangélico tiene curul en Senado.

En las elecciones congresuales del 2020, el pastor evangélico Milcíades Franjul resultó favorecido con el voto de los banilejos, que lo convirtió en el senador de Peravia. El congresista es conocido por su devoción, que muchas veces deja fluir en las actividades parlamentarias en las que participa.

Algunos recuerdan ese inusual inicio de una sesión ordinaria que comenzó con un clamor a Dios para que los senadores “puedan perdonarse y poner freno a sus bocas”.

Esta plegaria fue elevada en un momento en que varios senadores externaban sus posiciones respecto a la aprobación o no del proyecto de ley de Código Penal.

Recientemente, la Confraternidad del Ministerio Evangélico Banilejo le reconoció por su labor a favor de la provincia Peravia y aportes a la unidad del ministerio pastoral.

Reacciones

Los cristianos darán un ejemplo y tienen un gran desafío y compromiso de hacerlo bien cuando llegan a la posición”

Obtuvimos sin alianza con la élite cerca de 30 mil votos con los cuales superamos la votación de 14 partidos”

«Ahora mismo, en el padrón de la JCE votan activamente no menos de medio millón de evangélicos”.

Fuente: El Caribe.

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba