Nacionales

¿Dónde está Fulgencio Blanco Hernández, el pescador del ensanche Isabelita?

Perdió fuerza la hipótesis del ahogamiento, pero la desaparición sigue siendo un misterio

Pasaba la 1:00 de la tarde del 8 de septiembre y el pescador Fulgencio Blanco Hernández no regresaba a la casa. Había salido a las 9:00 a.m. de su vivienda ubicada en el ensanche Isabelita en Santo Domingo Este a bordo de su bicicleta, como solía hacerlo desde hace 40 años cuando iba a pescar en el mar Caribe, próximo al puente Juan Carlos de la avenida España.

De acuerdo con su hija Yarin Blanco Galván, a su padre le gustaba pescar en solitario o en compañía de ella, pero ese día no lo acompañó.

Según su relato, una cámara de seguridad captó el momento en que este cruzó la calle y se incorporó en la orilla del mar para pescar, después de este clip de video, la fílmica estuvo defectuosa y no se pudo observar qué pasó con Don Fulgencio, explicó.

Cuando empezó a echar de menos a su padre lo fue a buscar a la avenida España, allí vio tirados en el suelo sus instrumentos de pescar mal adaptados, como si una persona inexperta tomara posesión de ellos, también vio su bicicleta, dos bultos, un par de tenis, luego fueron encontrados sus lentes sumergidos en el agua.

Los organismos de socorro dispusieron su búsqueda en el mar, la familia también le pagó a buzos y pescadores de la zona para agilizar el proceso. Tras dos días de operativo, el cuerpo de Blanco no fue hallado, por lo que la hipótesis del ahogamiento perdió fuerza y la familia procedió a levantar una denuncia por desaparición.

“Al principio pensábamos que él se hubiese caído al mar, pero mi papá tiene 40 y tantos años pescando allí en la avenida España, yo he bajado muchas veces con él a pescar y conozco su forma pescar, y todo era equivocado, primero el no pescaba en ese sitio, los instrumentos de pesca estaban mal colocados, de mala manera, que ni un principiante lo pondría así”, dijo la joven de 37 años, quien cree que esos objetos fueron puestos así para desvirtuar las investigaciones.

Blanco Galván asegura que antes de la desaparición de su padre, este gozaba de buena salud, no sufría de ninguna enfermedad crónica como diabetes o hipertensión, tampoco padecía alguna condición mental ni tenía problemas económicos ni interpersonales que lo desequilibraran.

Un caso más en la Fiscalía

 

Blanco Galván dijo que el caso de su padre llegó al Departamento de Homicidios de la Fiscalía de Santo Domingo Este. Al igual que otros parientes de personas desaparecidas, denunció que la búsqueda no parece tener ningún avance: “Solo me dijeron que tienen más casos y que están investigando”.

Indicó que lo último que supo fue que el fiscal iba a solicitar la autorización de un juez para rastrear la ubicación del teléfono celular que portaba su padre el día de la desaparición.

Señaló que, a tres meses de la ausencia de su padre, no ha visto diligencias como una entrevista o interrogatorio en torno a la desaparición, aunque confesó que su padre era tan querido que si un colega pescador se diera cuenta de que estaba en problemas no dudaría en decirle. El caso del pescador del ensanche Isabelita sigue siendo un misterio.

 

Fuente: Diario Libre

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba