Educación

Piden reforzar relaciones entre padres e hijos y rol de maestros como transmisores de valores

El pasado viernes 26 de enero se conmemoró el 211 aniversario del natalicio de Juan Pablo Duarte, y como de costumbre, las escuelas rindieron tributo al patricio con diversos actos, viralizándose en redes sociales un desfile de los estudiantes del Centro Educativo Los Mellizos, en Mao, quienes marchaban al ritmo que la consigna: ¿Qué tú quieres que te dé, un apartamento o una CRV?

Para el sociólogo José Oviedo, la responsabilidad no recae en los estudiantes y llamó a examinar la importancia que se está dando a la historia como asignatura, así como la influencia de las figuras de poder como son los padres y los maestros en los jóvenes de hoy día.

«Yo no los culparía a ellos, simplemente ellos, de manera espontánea, tomaron algo que habrán visto en las redes, probablemente, y lo mezclaron con un contexto que no era apropiado para que ellos cantaran, porque era un contexto más bien de celebración patriótica», indicó.

Explicó que con esta aseveración no quiere decir que en esa escuela no cultivan los valores patrios, sino que el bombardeo de información hoy día les llega a los jóvenes por múltiples vías, tomando, a veces, los ejemplos menos idóneos.

«La juventud está sujeta a distintos tipos de influencias. Antes, había una relación con la familia muy muy fuerte, todavía existe, pero también una relación con el entorno escolar, pero, ahora hay otras influencias porque están las redes, que son influencia muy fuerte», agregó en conversación con Diario Libre. 

De acuerdo con el investigador, en las redes, la juventud puede ser autogestora, manejar su propio contenido y producir información o desinformación. 

«También está expuesta a influencias, como, por ejemplo, todo el tema de la música urbana actual que caracteriza, entre otras cosas, por su irreverencia», destacó.

Oviedo señaló que a la juventud dominicana no se le están inculcando los valores patrios con la misma vehemencia que a las generaciones pasadas.

«No veo contenidos demasiado fuertes en esta sociedad en el sentido de los elementos conmemorativos de las de las fechas como en el pasado lo fueron, quizá bajo contexto conservadores en ese caso, pero cual sea el contexto, la juventud ahora mismo tiene un entorno mucho más laxo, mucho más permisivo, abierto, puede crear sus propios significantes y significados», comentó.

«Yo creo que, en general, en nuestra sociedad ha decaído bastante la enseñanza de la historia, incluso en las universidades, uno no percibe que se haga tanto hincapié en la enseñanza de la historia como en épocas pasadas», concluyó.

Maestros y padres, inculcadores de valores

«Hemos perdido valores en nuestra sociedad y que, ahora mismo, esas personas que involucraron a esos niños a aprobar que se dijera lo del apartamento y la CRV es una falta muy fuerte. El pueblo dominicano lo está volviendo un meme y no es lo correcto, ya que estamos formando niños y los adultos están apoyando estas situaciones», opinó la psicóloga y terapeuta Andrea Belén.

Para la directora del Centro Calma Alma, el haber pronunciado dichas palabras «en un acto tan solemne como es el Día de Duarte, ahí habla de que nosotros mismos estamos saboteando nuestra sociedad».

«Los niños están haciendo una programación de un sistema que está corrompido y que, lamentablemente, estamos viviendo tiempos en que queremos corregir cuando ya son grandes, cuando son adolescentes o adultos. Cuando son niños, los maestros y los padres son los responsables de los valores, no tanto patrios, sino también en la vida personal y de familia», añadió.

Reforzar las relaciones

La psicóloga planteó mejorar los vínculos entre padres e hijos para que cuando los niños crezcan lo hagan como personas seguras de sí, con buena autoestima, amor propio y buena escala de valores.

«Muchas veces, nosotros, los padres o la mayoría de las personas que estamos educando en estos momentos, lo que estamos haciendo es implantando un tema emocional vacío. La relación de los padres con los hijos ahora mismo está siendo muy deficiente», indicó. 

De acuerdo con su experiencia en consulta, «los adolescentes no están hablando de sexualidad con sus padres, no están hablando de cómo se sienten con sus padres, no están hablando de las cosas que hacen por las redes con sus padres y eso significa que no tienen una comunicación».

Belén insistió en la importancia de «una educación en base a los principios, a los valores y al respeto».

«Se les llama una generación de cristal porque, ahora mismo, los adolescentes cuando tienen cualquier sentimiento cualquiera quieren quitarse la vida, quieren desaparecer, no quieren estudiar, quieren aislarse en una habitación, o sea, no tienen cómo enfrentar la vida, no le están enseñando a la valía que tiene cada ser humano, no le están enseñando de autoestima», subrayó.

La especialista en conducta aclaró que «es cuestión de que los padres tengan responsabilidad, es cuestión de que tengan amor para dar, es cuestión de que tengan momentos de calidad, no es que tengan que sacar las 24 horas para estar con tus hijos, sino que, si duras una hora con tus hijos, tiene que ser para saber qué hizo en el día, cómo se portó, cuáles son las cosas que le inquietan».

Fuente: DL

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba