Hiatí

República Dominicana vs Haití

Es bien sabido que las diferencias entre República Dominicana y Haití tienen sus orígenes en la historia colonial que se ha compartido. A lo largo de nuestra historia, han surgido fricciones entre ambas naciones por cuestiones de pertenencia de territorios y diferencias culturales, sociales y económicas. La frontera que nos divide es testigo de las grandes complejidades, de nuestros desacuerdos, tensiones, conflictos, pero tambien de las soluciones comunes a las que se han llegado en la mayoría de ocasiones.

Se observa con preocupación que los conflictos entre República Dominicana y Haití, lejos de ser intermitentes, hoy se han convertido en una situación estática, motivados por factores a los que ambas partes han dado un sentimiento patriotico. Y es que la disputa en torno a los recursos hídricos de Río Masacre, que nace en la República Dominicana, ha avivado una llama y sentimiento de patriotismo en los ciudadanos de ambos países.

El desacuerdo de la República Dominicana con la Construcción del Canal que afectará el Rio Masacre, por ser primero violatorio al Tratado de Paz, Amistad y Arbitraje suscrito en 1929 entre ambas naciones; y segundo, perjudicial para una gran cantidad de tierras cultivables dominicanas y haitianas, trajo como consecuencia una aislamiento entre un país y el otro

El cierre de la frontera dispuesto por el Presidente Luis Abinader, se constituye como una medida drástica, que si bien es cierto, es un método utilizado por los Estados para forzar al otro a que actue de la manera esperada, tendrá un impacto significativo en ambas naciones.

Desde una perspectiva económica, las desventajas son inminentes. El comercio entre República Dominicana y Haití se ha visto paralizado. Este último, con recursos limitados, depende en gran medida de la importación de productos desde la República Dominicana, que es uno de sus principales socios comerciales. Por lo que el cierre de la frontera pone en peligro los habitantes haitianos, por el poco acceso a alimentos, medicamentos, materias primas y otros bienes esenciales.

Pero en la misma medida que los haitianos se perjudican, los productores y empresarios dominicanos, se ven afectados, por depender sus actividades comerciales de las exportaciones hacia haití. La imposibilidad de colocar los productos dominicanos en el mercado haitiano, conlleva a la inmediata pérdida de ingresos derivados de las ventas, a la pérdida de grandes recursos por los productos propensos a dañarse y si se mantienen las medidas por un período prolongado, el panorama podría agravarse con la pérdida de muchos empleos.

En conclusión, ha transcurrido casi una semana desde que se dispuso el cierre total de la frontera y y el despliegue de fuerzas militares, como si se estuvieramos mandando a nuestros soldados a una inminente guerra. Eso ha traído como resultado avivar una llama de patriotismo bélico en ambos lados de la frontera, pero tambien, reitero, la paralización del comercio y grandes pérdidas económicas para empresarios dominicanos y haitianos. Subsecuentemente ha perdido la gente, los que salen a trabajar cada día a la frontera a realizar actividades y poder llevar comida a sus hogares; definitivamente pierden los que menos pueden.

Ante la ineficacia de las medidas tan drásticas, tomadas de forma previa a haber agotado otros mecanismos, muchos se preguntna ahora si el diálogo entre ambas naciones es una salida. Esto, por que el tratado firmado en 1929 establece en su artículo 3 que las diferencias que puedan surgir en torno al referido acuerdo, deberán ser sometidas a arbitraje, en este caso, ante miembros del Tribunal de Arbitraje de La Haya. Hemos hecho todo, menos eso.

Fuente: Actualidad Dominicana

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba